971 82 24 00

Curiosidades dermatológicas para un verano sin sobresaltos

Curiosidades dermatológicas para un verano sin sobresaltos
A las puertas del verano es habitual que leamos en los medios de comunicación información sobre los peligros del sol y su relación con el cáncer cutáneo ; advirtiéndonos de los riesgos de la exposición excesiva. Sin embargo, en la estación estival son frecuentes otras muchas patologías dermatológicas además del cáncer.

El Dr. Antoni Nadal, dermatólogo en Hospital de Llevant, nos habla de estas patologías cutáneas típicas de los periodos veraniegos, y nos cuenta algunas curiosidades interesantes.

El Dr. Nadal nos explica los casos más típicos, pero también más sorprendentes que atiende en su consulta en esta época del año.

La fitofotodermatitis: se trata de un proceso fototóxico en forma de eczema, es decir, no es un proceso alérgico, por lo tanto no precisa exposición previa a la sustancia para que se produzca. Lo que sucede es que ciertas sustancias vegetales como las forocumarinas se ‘activan’ con la exposición al sol.
‘Es un proceso típico de plantas como la higuera, el apio y también de cítricos como la lima. Debemos tener cuidado con alimentos o bebidas que contengan alguno de estos componentes, especialmente si se preparan bajo el sol’; aclara el Dr. Nadal.

Otra patología es la dermatitis de contacto por henna negra. En los paseos marítimos de muchos nuestros pueblos costeros, abundan puestos ambulantes donde se realizan tatuajes temporales de henna. La henna suele tener tonalidades rojizas o marrones cuando no se mezcla con agentes químicos y habitualmente no produce patología. ‘Sin embargo, cuando es de color negro, por la mezcla previa que se realiza con parafenilendiamina, un conocido alérgeno, puede provocar importantes reacciones alérgicas en personas sensibilizadas, que es importante que sean tratadas adecuadamente.’

Las picaduras de animales

Las picaduras de animales marinos merecen un capítulo aparte. Existen infinidades de casos distintos, pero hay algunas que se repiten año tras año.

‘Por un lado, están las medusas; principalmente en nuestras aguas la variedad denominada ‘Pelagia noctiluca’; ya que aún está por ver si este verano aparecen las tan anunciadas picaduras por carabela portuguesa’; explica el dermatólogo.
Ante su picadura, tenemos que seguir algunos pasos muy sencillos. ‘Una vez fuera del agua, es importante lavar con abundante agua salada, evitando utilizar agua dulce, y retirando por ejemplo con una tarjeta de crédito los restos de los tentáculos, para aplicar posteriormente amoniaco diluido con agua de mar al 50%. Aunque popularmente hemos oído muchas veces que es beneficioso aplicar orina en la zona de la picadura, lo cierto es que no se recomienda hacerlo’; aconseja el Dr. Nadal.

Las picaduras del pez araña, fragatas y de cap negre, de la familia Trachinidae, son casos más dolorosos y peligrosos. ‘Cada año vemos picaduras en la planta de los pies de bañistas desprevenidos en zonas arenosas, pero lo más frecuente es que se presenten en las manos de pescadores aficionados, puesto que las arañas son abundantes y relativamente fáciles de pescar, al contrario de los cabrachos’. Si se produce la picadura, se aconseja sumergir la extremidad afectada en agua muy caliente; ‘concretamente deberíamos hablar de unos 45ºC, por lo que hay que tener especial precaución con las quemaduras. Debemos tener en cuenta que la toxina que se introduce en nuestro organismo puede provocar que no percibamos que nos estamos quemando, al tratarse de una proteína termolábil que se desnaturaliza con el calor. Si estamos en una barca, podemos obtener agua caliente recolectándola por ejemplo de los tubos de escape de los motores. En ningún caso se recomienda abrir la herida ni succionar la zona o aplicar torniquetes. Lo adecuado es acudir a un servicio especializado para continuar el tratamiento’ explica el Dr. Nadal.

Otro de los casos frecuentes son púas de erizo clavadas en los pies, principalmente de niños que han deambulado en zonas rocosas. Éstas son difíciles de extraer y pueden precisar el uso de queratolíticos y antibióticos. ‘Pueden provocar infecciones articulares si se clavan con suficiente profundidad, aunque es poco habitual’, puntualiza el Dr. Nadal.

No se debe finalizar esta lista de picaduras relacionadas con el reino animal sin mencionar las garrapatas, cuya actividad aumenta estos meses calurosos coincidiendo además con un incremento de la vida al aire libre de la población.

‘Se nos han mencionado incontables métodos para actuar en caso de observar el parásito adherido a la piel, cada uno más peregrino en mi opinión, como ahogarlas en vaselina, quemarlas, rociarlas de gasolina, aplicar anestésicos tópicos etc.’ manifiesta el Dr. Nadal. ‘Realmente, lo que se recomienda es sencillamente tirar de ellas de manera suave, pero constante, de forma tangencial a la piel utilizando unas pinzas finas.’ La enfermedad que transmiten más habitualmente es la fiebre botonosa del mediterráneo. ‘La profilaxis antibiótica con tetraciclinas no se recomienda en todos los casos, como tampoco la realización de serologías ni cultivos bacterianos en un primer momento.’ Sí se aconseja, en cambio, el seguimiento exhaustivo del paciente para detectar tempranamente los signos de la enfermedad, y poder actuar de forma eficaz.

A veces un pequeño gesto puede ayudarnos a solucionar un gran problema. Estos consejos pueden contribuir a evitar o, en caso de presentarse, saber cómo actuar, ante alguno de estos contratiempos.




« volver